CIMA NEVADO DEL TOLIMA

CIMA NEVADO DEL TOLIMA.

LA MONTAÑA: ¡UNA RECARGA DE ENERGÍA!

Nevado del Tolima. Resulta bastante difícil expresar lo que me genera la montaña, pero acabo de vivir una experiencia  en el Nevado del Tolima que reafirmó mi amor por esas cumbres que a veces parecen inalcanzables: una expedición de 4 días al interior del Parque Nacional Natural Los Nevados, acompañados por los guías de Montañas Colombianas.

Partimos desde el Valle del Cócora en Salento, Quindío rumbo a una finca campesina llamada La Primavera, ese día recorrimos aproximadamente 19 km, atravesamos diferentes tipos de bosque hasta llegar al hermoso páramo, pasamos por terrenos realmente difíciles, el clima por esos días había estado lluvioso, así que, casi en patines, atravesamos largos caminos de herradura que estaban hechos un lodazal, durante algunos tramos nos acompañó la lluvia, pero nunca nos faltó la buena actitud; después de un día realmente pesado, justo cuando el sol terminó de ocultarse, llegamos a La Primavera – 3700 msnm, y ahí estaba Doña Mabel con sus hijos Natalia y Sebastián, esperándonos con agua de panela caliente en su añorada cocina de leña; brindamos por todo lo que habíamos vivido ese día, comimos en la cocina para calentarnos y descansamos después de esa maratónica jornada. Este día el Nevado del Tolima fue un poco atípico y antes de llegar a la finca, pudimos tan solo ver una pequeña parte.

Al día siguiente, emprendimos nuestro camino hacia el campamento base “Arenales” (4400 msnm), 7 Km desde La Primavera, el buen clima y la montaña parecían estar de nuestro lado esta vez, el Nevado del Tolima siempre estuvo saludando. Llegamos a eso de las 2:00 pm a armar el campamento y organizar las cosas, el cielo despejado, por fin nos permitió ver el gigante Nevado del Tolima al que intentaríamos hacerle cumbre en la madrugada siguiente, y al frente, nada más y nada menos que el místico Paramillo del Quindío, quien hace más de 100 años perdió su nieve y es ahora un volcán

un volcán inactivo de los Andes; la ansiedad y los nervios, se sentían cada vez más; los guías nos dieron una charla técnica en la que nos explicaron el uso del equipo de montaña, identificamos cómo estarían conformadas las cordadas, comimos algo que ellos nos prepararon y nos fuimos a descansar a nuestras carpas, no les voy a negar que es casi imposible conciliar el sueño, la altura, la baja temperatura, los nervios, la ansiedad se apoderaron de mí en ese instante, así que, si dormí una hora, fue mucho.

1:30 am del 24 de noviembre de 2019, el Nevado del Tolima nos llamaba, irónicamente sonaron las alarmas de los celulares, creo que esta vez la ansiedad le ganó a las alarmas y ya todos estábamos de pie, casco y arnés puestos, un té y una barra energética previo a empezar el ascenso y arrancamos, el recorrido empezó, sin anestesia, un terreno arenoso se convertiría en nuestro reto por la siguiente hora y media, jamás olvidaré que al dar un paso, retrocedía dos, el frio persistía, pero los guías, siempre alentándonos, en esos momentos se atraviesan mil pensamientos por tu mente, tu cuerpo intenta decirte que no va a ser capaz, pero el alma, el corazón y la mente, insisten con su anhelo de alcanzar la cima del Nevado del Tolima.

A eso de las 3:30 am llegamos al sector conocido como “El Helipuerto”, aprovechamos para comer algo rápido y continuar, unos cuantos metros más por el terreno arenoso que se ponía cada vez más pendiente, hasta que nos topamos con unas rocas gigantes que debíamos escalar, momento para encordarnos y ascender, disfruté muchísimo este tramo, sentí que me recargó mentalmente y que además mis pies descansaron un poco luego de resbalarse tanto en la arena.

5:30 am, borde de glaciar del Nevado del Tolima, sentimientos encontrados, lagrimas cayendo de los ojos, corazón a mil, pies cansados, el cielo empezaba a despejarse anunciando que llegaba el amanecer, tuvimos nuestra primera vista del Nevado del Ruiz y su fumarola, el Paramillo del Quindío y el Nevado Santa Isabel, imágenes que le suben la moral a cualquiera.

Crampones y Piolet, listos, cordadas armadas, a propósito, mi cordada fue femenina, maravilloso compartir la montaña y la cordada con mujeres guerreras que tienen bien claro de qué están hechas, Sebas López, unos de los guías de Montañas Colombianas liderando al combo femenino; empezamos a dar oficialmente nuestros primeros pasos sobre la espesa nieve, ya el mar de nubes ante nuestros ojos, el cielo perfectamente despejado, el sol dándonos los buenos días, nada podía estar mejor, caminamos algo más de una hora, a paso lento, conscientes de cada bocanada de aire que tomábamos, el corazón seguía a mil y los pies no daban para más, 20 pasos y 1000 lágrimas nos separaban de los 5220 msnm de Dulima (Como lo llamaban los indígenas) , entre gritos, euforia y abrazos levantamos la voz para gritar: ¡CUMBRE DEL NEVADO DEL TOLIMA!, imposible describir lo que se siente estar ahí, imposible expresar la recarga energética que resulta ser este cuento de llegar a la cima de la montaña.

Todos celebramos, nos tomamos fotos, hicimos videos, tocamos la nieve, estábamos embelesados con la belleza de la cumbre y con la panorámica, definitivamente, Dulima nos recibió con los brazos abiertos.

https://montanascolombianas.com/cimanevadodeltolima/

Media hora después, todavía atónitos, comenzamos nuestro camino de regreso a Arenales, realmente fue difícil el descenso, nuevamente tuvimos que atravesar el terreno arenoso que horas atrás habíamos ascendido, llegamos al campamento a comer algo ligero y a desarmar carpas para iniciar camino hacia La Playa, una finca campesina que está justo 1 Km antes de La Primavera; absolutamente cansados empezamos a caminar, por fortuna, gran parte del trayecto fue descendiendo, solo pensábamos en el almuercito y la bebida caliente que nos estaba esperando, en efecto, un par de horas después estábamos todos felices almorzando en la cocina de Doña Dora, todos con sonrisa de oreja a oreja, emocionados por lo que acabábamos de vivir, después del almuerzo, caminamos hacia La Primavera, tiempo para darnos un baño y descansar, estábamos muy agotados

Cuarto y último día, el regreso, esta vez retornaríamos por un camino diferente, salimos de La Primavera a las 8:00 am rumbo a la Finca Buenos Aires, en medio de un día divino, con el cielo perfectamente despejado, pudimos apreciar al Paramillo del Quindío en todo su esplendor, atravesamos el Río Cardenas, cuyas aguas emanan del Paramillo, los paisajes de este día fueron alucinantes. En Buenos Aires, tomamos un café y descansamos un rato contemplando el hermoso paisaje que teníamos frente a nosotros, retomamos camino por un rato más hasta llegar a la finca La Argentina, allí, Doña Gloria, nos esperaba con una sopita caliente con la que recargamos baterías para continuar el camino hacia el Valle del Cócora, ¡camine que no ha caminado!…qué jornada tan dura estábamos teniendo, el cuerpo ya venía muy desgastado, empezaron a aparecer un par de ampollas y algo de dolor en las rodillas, pero, debíamos continuar.

Casi 4:00 pm del lunes 25 de noviembre, empezamos a ver las Palmas de Cera que anunciaban nuestra proximidad al Valle del Cócora, aceleramos el paso hasta que por fin lográbamos ver de lejos, el lugar donde todo comenzó, estábamos dichosos, todo era euforia, lo habíamos logrado, no solo alcanzamos la cumbre del Nevado del Tolima, sino que logramos llegar sanos y salvos a Salento, ¿qué más podíamos pedir?…

¡¡¡Comida!!!, pero primero celebramos con una cerveza en el Valle del Cócora, nos fuimos en jeeps hasta Salento para cerrar con broche de oro, una hamburguesa deliciosa nos estaba esperando (con más cerveza), ni hablar del momento nostálgico de la despedida, es sorprendente que en cuatro días conozcas personas que logren entrar tan fácil a tu corazón, personas que comparten tu misma locura, y es que realmente no estamos del todo cuerdos quienes nos conectamos con la montaña de esta forma tan singular

4 días fascinantes, días que me recordaron el valor de la existencia y me reafirmaron el hecho de que la vida no se nos puede pasar en vano, y menos cuando hallamos lugares como estos donde nos encontramos frente a frente con la libertad <3.

Por más montañas, por más cumbres…por MÁS VIDA.

CUMBRE NEVADO DEL TOLIMA

@luisaaventuras

Sí quieres conocer más de esta aventira ingresa a: 

https://montanascolombianas.com/travesia-cocora-ibague/

https://montanascolombianas.com/excursionismo-y-expedicion/borde-glaciar-nevado-del-tolima-3-dias-2/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de ellas

ACEPTAR
Aviso de cookies